El proceso de convalidación ayuda a las parejas casadas fuera de la iglesia

Por Chris Codden
Oficina de Matrimonio y Familia

Muchas parejas católicas han entrado en matrimonio fuera de la iglesia. La ley de la Iglesia Católica normalmente requiere que los Católicos bautizados se casen ante un sacerdote o un diácono, a menos que previamente hayan dispuesto una “dispensación” de la iglesia. Las parejas Católicas que se han casado fuera de la Iglesia Católica, como civilmente o en otra tradición de fe, no se consideran válidamente casadas en la Iglesia Católica.

Chris Codden

Las parejas que han contraído matrimonio fuera de la Iglesia Católica pueden tratar de que su matrimonio sea reconocido o validado. Algunos han llamado a esto la bendición de la iglesia en su matrimonio, pero el término técnico es “convalidación”.

Para entrar en el Sacramento del Santo Matrimonio, se pide a las parejas que se preparen para “asumir los deberes del matrimonio en fidelidad mutua y duradera” (De la Orden de Celebrar el Matrimonio). Cuando las parejas intercambian sus votos matrimoniales en la iglesia ante el sacerdote o el diácono, el sacramento del matrimonio proporciona a la pareja las gracias necesarias para vivir en una relación hecha por la fidelidad duradera entre sí y para experimentar más plenamente la presencia de Cristo en su relación.

En el sacramento, la pareja se convierte en un signo del amor de Dios por el mundo por la forma en que Dios obra dentro de ellos, entre ellos y por medio de ellos, para hacer del mundo un lugar más amoroso. Esta gran vocación, un pacto inquebrantable, es muy diferente de un matrimonio o contrato civil. Este pacto eleva el propósito y estatus del matrimonio a un sacramento e invita claramente a Dios a ser un “tercero” en su matrimonio mientras viven sus vida diaria.

Esta señal para el mundo, no sólo afecta su amor el uno por el otro, sino — lo más importante — a sus hijos, nietos, su comunidad y el mundo. Su vida conjunta asume una nueva responsabilidad de ayudar a su parroquia con su tiempo, talento y tesoro como pareja, lo que trae grandes frutos a su compromiso y familia.

¿Cómo va una pareja a buscar una convalidación? El primer paso es hablar con su párroco y decirles su deseo de comenzar el proceso y el papeleo. La pareja asistirá a una clase de un día en el sacramento del matrimonio y tomará un inventario personal que incluye ayuda para hacer su matrimonio fuerte y saludable. Si una o ambas personas han estado previamente casadas, el sacerdote les ayudará en el proceso de perseguir la anulación de su primer matrimonio. El sacerdote también ayudará a la pareja en la celebración del Sacramento de la Reconciliación antes de la convalidación y fijar la fecha y la hora y el tipo de servicio más adecuado para ellos.

La iglesia desea una vida llena de alegría con abundantes bendiciones especiales a través del Sacramento del Matrimonio para cada pareja. Durante los votos de la pareja el uno al otro se hablan en su convalidación y declaran: “Yo (Nombre), te tomo (Nombre), para ser mi marido / esposa. Te prometo ser fiel a ti, en los buenos tiempos y en los malos, en la enfermedad y en la salud, para amarte y honrarte todos los días de mi vida,” Iglesia, ayuda a mantenerlos, en los brazos de nuestro amoroso Señor, para siempre.

About The Visitor

The Visitor is the official newpaper for the Diocese of Saint Cloud.

Leave a Reply

*