Celebremos la Fiesta de Pentecostés, Domingo 20 de Mayo

Por Padre Antonio Kroll
El Visitante

Cuál es la fiesta más importante en el mundo? mi cumpleaños, tu quinceañera, Navidad, Pascua, Cinco de Mayo?. No, ninguna de estas celebraciones es tan importante como lo es la fiesta de Pentecostés. La fiesta de Pentecostés es cuando Jesús cumple su promesa hecha a todos nosotros: “Recibirán al Espíritu Santo” y es entonces cuando nace nuestra iglesia.

“Llegó Jesús, se puso de pie en medio de ellos y les dijo. “‘La paz esté con ustedes!”’ Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron mucho al ver al Señor. Jesús volvió a decir: “La paz este con ustedes. Como el Padre me envió a mí, así los envío yo también’” Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo; Reciban el Espíritu Santo; Juan 20;19-22.

Padre Tony Kroll

Esto fue y es una gran promesa. Y un gran regalo. La alegria!!!! No hay nada más importante!.
Yo lo sé. Yo he recibido este regalo. El otro día, fui a una cita con mi médico. En la sala de espera de la clínica, había una muchacha sentada esperando como yo. Ella estaba esperando el transporte para ir a su casa. Note que ella era paralítica, su cuerpo estaba torcido, yo la observe por unos momentos y cuando la ví, algo pasó en mi corazón, me pregunté a mí mismo, debo saludarle?, porque ella es una de la gente que Jesús aceptaba con preferencia.

Pero no quise tener nada que ver con ella en un principio, porque ella tenía su cuerpo torcido, doblado. Perdónenme pero vi un cuerpo feo. Pero al mismo tiempo que observaba , algo me movió y la saludé lo hice diciéndole “hola”. Ella me respondió el saludo con una sonrisa, entonces me senté a su lado. Hablabamos de su columna vertebral. Le pregunté si sus compañeros en las clases en la escuelas le quieren. y ella me dijo que el día anterior un estudiante se burló de ella. Le pregunté por qué se rieron?, me contestó que a un estudiante se le cayó su cuaderno y que ella se lo había recogido ,(me imagino con mucha dificultad). Y un estudiante se burló de ella por ayudar a la otra persona. Entonces le pregunté, por qué le recogiste su cuaderno? cuando ésta acción te cuesta tanto trabajo bajo las condiciones de tu columna malformada. Y ella me respondió que a ella le gustaba hacer cosas buenas para la gente! Su transporte llegó y ella con mucha dificultad se levantó, yo hice lo mismo y nos abrazabamos!.

El chofer del transporte le ayudó a salir de la clínica. Me sentí un poco fuerte…No era una llama encima de mi cabeza sino un fuego en mi corazón. Estuve alegre, muy alegre. Y todavía lo estoy. No le pregunté su nombre ni donde vivía, ni su edad. (Me imagino tendría 13 años). Nos dimos un abrazo sin conocernos!. Y tengo que decir que ella me evangelizó. Y ya nos conocemos muy bien porque cargamos la misma llama de fuego en nuestro corazón. Lo que me pasó no era cosa mía, porque en un principio no quería tener nada que ver con ella y ahora pienso que me gustaría ser como ella , una persona con sonrisa que piensa en los demás….Yo les digo, demos Gracias al Espíritu Santo y feliz Pentecostés a ustedes!.

Padre Antonio Kroll, que vive en Sauk Rapids, es un sacerdote retirado de la Diócesis de St. Cloud.

Leave a Reply

*