¡La buena noticia es que hay esperanza!

Por Padre Gabriel Walz
El Visitante

“La obediencia es el verdadero holocausto que sacrificamos a Dios en el altar de nuestros corazones”. ~ St. Philip Neri

La Biblia comienza con las palabras “en el principio …” (Génesis 1: 1). Aprendemos que Dios es el Creador del cosmos, que su propia bondad está estampada en las maravillas de su creación, y que la creación coronante dentro de este mundo fue una criatura que compartió su propia imagen: “Dios hizo al hombre a su propia imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó “(Génesis 1:27). Y el primer capítulo de la Biblia concluye contándonos que Él nos hizo “muy buenos” (Génesis 1:31). ¿Alguna vez has notado que eres muy diferente de la tierra, las rocas, la hierba, los árboles, las águilas y las ardillas? La tierra y las rocas existen, pero no tienen vida propia. La hierba y los árboles están vivos, pero sólo crecen, maduran y mueren donde sus raíces se hunden en la tierra. La ardilla tiene ojos, orejas, piernas y boca, pero ¿te imaginas a una ardilla construyendo un palacio para vivir? Las águilas son criaturas majestuosas capaces de volar, pero ¿alguna vez has visto un águila construir una nave espacial y volar a la luna?

Padre Gabriel Walz

¿Qué significa que Dios nos ha hecho “a Su imagen y semejanza” y “muy buenos”? Si queremos apreciar el dinamismo del genio creativo de Dios, debemos comprender humildemente que, como la corona de la creación, se nos dio cierta seguridad. facultades especiales (o poderes) no otorgados a ninguna otra criatura física en el mundo. Así como hay una clara jerarquía en el orden de la creación (con los seres humanos como administradores del mundo (Génesis 2: 15-17, 20), y los animales sobre las plantas, y las plantas sobre la tierra), estos poderes tienen un tipo de jerarquía

Pero primero, debemos recordar la íntima comunión entre Dios y nuestros primeros padres humanos. Génesis intenta describir esta unión en una prosa casi poética cuando dice que Dios caminó por el jardín, buscándolos allí (Génesis 3: 8). Antes de su caída en el pecado original, Adán y Eva experimentaron una especie de libertad de dos maneras particulares: (1) No experimentaron la inclinación interna hacia el pecado que ahora sentimos; (2) Podrían ir por todo el mundo con la autoridad de Mayordomía (en el sentido clásico) y solo se les prohibía comer la fruta del único árbol en el jardín. Esta única prohibición se les impuso, en parte, para brindarles la oportunidad de ejercer la obediencia. Esta obediencia es la virtud por la cual reconocemos nuestro lugar apropiado en la jerarquía de la creación, y el lugar de Dios sobre nosotros como nuestro Creador.

(CNS foto)

Las facultades especiales que Dios nos dio están diseñadas para reflejar la capacidad de Dios para amar y ser amado. Informados por la gracia de Dios, canalizados a través de su relación íntima con Él (como se describe en Génesis), Adán y Eva recibieron lo que la tradición llama las “facultades superiores” del intelecto (capacidad de pensar (razón)) y voluntad (capacidad de elegir), y las “facultades inferiores” de pasiones y emociones. Antes del Pecado Original, nuestro intelecto (ayudado por la gracia de Dios) nos ayudó a reconocer ciertas cosas como buenas, y guiadas por la información de nuestro intelecto, nuestra voluntad escogió si perseguir ese bien o no. Las pasiones y las emociones habrían animado nuestro deleite en el bien que elegimos.

Por ejemplo, antes de los efectos del Pecado Original, podría haber un pastel de chocolate y un bote de helado en la cocina de mi madre, y (asumiendo su permiso), yo podría tomar una pequeña rebanada de pastel y sólo una bola de helado. Mi intelecto vio las posibilidades delante de mí, y recomendó “ser moderado” a mi voluntad. La voluntad entonces eligió una pequeña porción, y mis pasiones y emociones elevaron la experiencia de deleite en cada bocado delicioso.

Debido a la dignidad que Dios otorgó a nuestra raza, todavía tenemos las “facultades superiores”. Sin embargo, el Pecado Original de nuestros primeros padres hizo que el orden de esas facultades se confundiera, o “desordenara”. Ahora, las facultades inferiores a menudo toman el lugar de las superiores para que nuestros deseos a menudo dominen nuestro intelecto y dicten acciones a nuestra voluntad. Ahora, a menudo experimentamos deseos por cosas que en realidad son bastante malas para nosotros (véase Romanos 7:19). Si bien el intelecto ve claramente algo que es bueno y separa lo bueno de las malas elecciones, las pasiones y las emociones son mucho más espontáneas; tienden a surgir de repente y con una fuerza poderosa, pero desaparecen de repente, para ser reemplazados por otra pasión o emoción.

Por ejemplo, imagine la misma escena exacta que mencioné anteriormente. Entro en la cocina de mi madre y allí está el pastel y el helado. Como mis facultades ahora están desordenadas, de repente experimento el impulso de tomar una rebanada de pastel mucho más grande de lo que debería. Incluso podría pensar, “que listo soy, me serví un montón de pastel”, y llené el resto de mi tazón con tres veces más de helado solo para mí. Para colmo, podría volver por otra rebanada similar después de haber terminado la primera, sólo porque puedo.

El mío fue un ejemplo tonto de pastel y helado, pero reemplace usted el ejemplo que dí con una excesiva indulgencia en los videojuegos, o con un uso excesivo de alcohol, o con una adicción a la pornografía, o con lo que sea que sea una de sus luchas particulares con comportamientos pecaminosos y destructivos. Cuando las facultades inferiores dominan nuestras facultades superiores, nos volvemos vulnerables a tales comportamientos destructivos. ¡La buena noticia es que hay esperanza!

Cada elección que haga forma un “hábito” y desarrolla su disposición ya sea hacia algún comportamiento destructivo (vicio), o hacia algún bien (virtud). Las leyes morales existen para protegernos cuando nos inclinamos por elegir algo que es destructivo. Podrías decir que se establecen los límites para el libre ejercicio de nuestra voluntad durante los tiempos en los que estamos tentados por algo destructivo para nosotros mismos u otros.

El catolicismo no nos llama a enfocar nuestros corazones en un montón de leyes estériles hasta que dominemos los rígidos rigores de las reglas. Las reglas no son sólo para hacer más cosas por hacer. Si has puesto tu corazón con el corazón del Señor; que no deseas cometer un asesinato, entonces no necesitas enfocar tu atención en el quinto mandamiento. Pero si está tentado a robar, intente abrazar el séptimo mandamiento y comprométase con su corazón y mente.

Confiando en el amor de Dios por nosotros, tenemos el desafío de revertir el pecado original de nuestros primeros padres a través de nuestra obediencia. San Felipe Neri dijo una vez que: “La obediencia es un atajo a la perfección”. También dijo que: “La perfección no consiste en cosas tan exteriores como derramar lágrimas y similares, sino en las virtudes verdaderas y sólidas”.

Es apropiado, en el Tiempo de Cuaresma, examinar nuestras vidas y considerar dónde tenemos apegos a pecados particulares. Esos apegos al pecado son oportunidades perfectas para que ejerzamos la virtud de la obediencia, revirtiendo la culpa de nuestros primeros padres. Los efectos de nuestra elección del bien sobre algo destructivo (pecaminoso) se sienten con el tiempo, ya que la repetición de nuestra elección construye la virtud dentro de nosotros como un muro de fortaleza construido ladrillo por ladrillo.

En estos días finales del Tiempo de Cuaresma, esfuérzate por derribar todas las fortalezas de vicio construidas en tu corazón, y (mediante la obediencia) pon los cimientos sobre los cuales construir las virtudes que protegen el tesoro precioso de tu alma eterna. ¡Que Dios les bendiga!

Padre Gabriel Walz Vicario Parroquial Melrose.

About The Visitor

The Visitor is the official newpaper for the Diocese of Saint Cloud.

Leave a Reply

*